Archivo de la etiqueta: Domingo

Inquietante

Estándar

carrie-bradshaw-typing
Hola:
Últimamente no paro de pensar en lo obsesionados que estamos con el futuro, que nos impide disfrutar del presente.
Se que no es algo nuevo, pero algo que me inquieta demasiado es mi desconcertante futuro laboral.
Actualmente estoy estudiando y de verdad, ¿para que ponerme a planear el año que viene o el otro si no se ni que cenaré?. Además de eso yo pensaba que la gente conseguía cosas por méritos propios, no por tener un enchufe o pelotillear a alguien (de verdad, cada vez que entro a Twitter me dan ganas de vomitar, quizás mas adelante os explique el porque porque da para post). A todas estas dudas que tengo, de si seguir formándome, si irme fuera, sobre el color del caballo blanco de Santiago y muchas otras cosas, os dejo aquí una lista de las cosas que me gustaría hacer, así veréis lo inquietante que se plantea para mí el futuro (y que Hollywood me tiene la cabeza carcomida):

-Vivir en París, vestir de negro y trabajar para alguna galería de arte pomposa. Tener un gato que se llame Mao.
-Ser cheerlader y liarme con el Quaterback buenorro del instituto.
-Vivir en Nueva York, poder comprar muchas cosas bonitas y ganarme la vida escribiendo a lo Carrie Bradwshaw (Sarah Jessica, si me lees te diré que tengo la cabeza llena de pajaritos por culpa de tu odiosa serie Sexo en Nueva York, si algún día cometo una locura será por tu culpa).
-Vivir en Nueva York y dedicarme al sector de la moda.
-Ser crítica de algo.
-Ser dramaturga.
-Vivir en Tokio y ganarme la vida bailando flamenco o haciendo tortillas de patatas. O ambas.
-Ser Cheerlader y liarme con el Quaterback buenorro del instituto.
-Llevar la campaña de comunicación de Marco Rubio y poder tener derecho a sobarlo.
-Trabajar deloquesea para Showtime.
-Ser cheerlader y liarme con el Quaterback buenorro del instituto.
-Llamarme Amy, vivir en Georgia, tener dos hijos y todos los días llamar a mi marido para preguntarle que quiere de cenar en el trabajo. Jugar al Bridge y ponerme borracha a base de James Collins todos los días.
-Ser de esas señoras que todos los años en las galas de los Oscars dicen los nombres de los invitados y/o llevan tarjetas con sus nombres.
Y todo esto es lo que se sobre mi inquietante futuro laboral.
(Afortunadamente, cada vez creo estar más segura de lo que me gusta, ese es el problema, que quiero hacer de todo y si o sí tengo que liarme con el Quaterback buenorro del instituto).
Que paséis un buen domingo 🙂

Anuncios