Archivo de la etiqueta: Lectura

¡Ay, que joven y que inocente era yo cuando empecé a leer 50 sombras de Grey!

Estándar

Image

 

¡Hola queridas alcahuetillas! aprovechando el parón del rodaje en el que me hallo sumergida, voy a hablaros de la Trilogía de Moda…si, si, ya sabeis…”el libro del que todo el mundo habla” esa mala copia de Crepúsculo que es la trilogía de 50 sombras de Grey o lo que es lo mismo “Aquí interesan los polvos de los protas…me limitaré a poner 4 gilipolleces y los polvos ahí bien detallados, a lo Danielle Steel ya que la gente sólo piensa en sexo…¡¡me voy a forrar!! jujujuju” ¿alguien me explica qué tiene de interesante este libro?. 

Una joven e inocente Milamorr lo compró porque un librero se lo recomendó…personajes poco creíbles (Anastasia Steele me parece una auténtica pedante y gilipollas…a su lado Bella Swan es un personaje encantador y…Christian Grey creo que es el personaje más odioso que he leído en mi puñetera vida: machista, obsesivo y controlador). Un tío así es un insulto a la mujer de hoy…del resto de personajes mejor ni hablo porque están ahí de relleno. Porque no se a vosotros/as pero a mí no me han aportado NADA.

Los diálogos y la narración son muy pobres. El libro lento y aburrido. La narrativa patética. E.L James va a lo que va y es a vender. A un niño pequeño se le perdonarían las faltas ortográficas…¿¡pero a una escritora!? su lenguaje banal e incoherente es horrendo. 

Pero bueno, venga, la historia es la siguiente: chica entrevista a chico porque su amiga está enferma. Chico se fija en ella. Después de hacer el ridículo, se van encontrando en distintos sitios  y claro, algo súper normal: que te lleven a tu casa en helicóptero. Bueno, pues eso, el Grey este le enseña de que va el sadomaso y ala, sexo, sexo, sexo y sexo. Baño con francés incluido (y es la primera vez y claro, le sale de maravilla…algo súper normal, vamos). El le propone a ella un contrato de relaciones de sadomaso (que cualquiera aceptaría, claro…lo más normal del mundo que alguien controle qué comes, que bebes, cuanto duermes…y tal, yo para eso me voy a la edad media COÑO). Sexo, sadomaso, mas sexo y más sexo. Y al final del libro la tipa protagonista se va a Georgia y a los dos días aparece él ¿verdad que no es algo que hubieseis imaginado? más sexo, sexo y sexo hasta que termina el libro.

En definitiva, patético, irreal y pesado. Vacío. Es un libro de palomitas (para leer en cualquier sitio, no importa si lo terminas o lo coges a medias…si lo que buscas es un libro de prosa sencilla y que te haga evadirte de tus problemas, ya sabes que libro puedes leer ¿no?).

Si lo que buscas es un buen libro con una historia envolvente y una buena prosa HUYE, HUYE de esta trilogía. 

Y bueno, esta es mi opinión sobre esta “maravillosa” trilogía. Desde aquí quiero comunicarle a la señorita Stephanie Meyer que la adoro, que sus vampiros gusiluz son lo más. 

 

Anuncios

Robar en American Apparel de Tao Lin

Estándar

¿Has mirado alguna vez por encima del ordenador, hacia la habitación, y has sabido que estabas solo? Me refiero a ser realmente consciente de eso y asustarte mucho.
Lo bueno del verano es que puedo leer todos los libros que tengo atrasados del invierno y hoy os quiero hablar de este en concreto: 101 páginas que se leen en nada y que cubren dos años de vida (aproximadamente) de Sam, el protagonista: un joven que trabaja en un restaurante vegetariano y que acaba de romper con su novia. Es a partir de aquí cuando asistimos a la deriva existencial en la que se ve sumergido.
Me ha gustado esta novela tan cruda porque Sam me ha recordado mucho a el protagonista de “El extranjero” de Camus o a Ellis de Menos que cero, con la variante de que en este libro se habla mucho de Facebook, videojuegos, chats y blogs.
Lin ha conseguido canalizar de una manera esquemática la furia de una generación que se ve perdida pero que aún así no pierde la esperanza y cómo Sam me enseña en el último tramo del libro, cuando van pasando los meses ya no eres el mismo (o no deberías serlo) porque las mejores cosas surgen de forma espontanea y es que hay que hacer cosas, ponerse en movimiento.
Sin duda este libro que es un divertimiento literario más ha dejado en mí un poso duradero. Os la recomiendo. 🙂