Archivo de la etiqueta: Relatos

Estúpidas normas.

Estándar

¿Por qué nos comportamos de esta manera el uno con el otro? ¿No podemos darle la vuelta?
¿Por qué ya nunca hacemos el amor al mediodía, a la mitad de cualquier día?
¿Por qué un miércoles no puede ser domingo?
¿Por qué me caigo y me levanto siempre de la misma manera?
¿Por qué no puedo decir esto?
¿Por qué no podemos desayunar por la tarde, comer sin mantel en otra habitación?
¿Por qué no nos quedamos en la cama todo el día?
¿Por qué no puedo ser una asesina y matar toda esta parte tan negra?
¿Por qué no puedo defenderme, dónde comprar una sola convicción?
Ser libre para uno mismo, dijo el artista, aquel que fue capaz de matar el arte.
La belleza es la ausencia de dolor, dijo la otra. Y puedo comprobarlo ahora frente al espejo. Qué poder devastador tienen las lágrimas sobre la epidermis.

Anuncios

Otra vida

Estándar

Entregó un billete de 5 euros al camarero y este le entregó el cambio en monedas y el ticket. Volvió a la parada del autobús enrollando y desenrollando el ticket. Espero un par de minutos más y subió al autobús.
Se sentó al lado de la ventana y empezó a contemplar distraídamente el mensaje. Entonces notó cómo le vibraba el móvil; era Macarena, su novia para recordarle lo mucho que lo quería. Mecánicamente el guardó el móvil en el bolsillo junto con el ticket y suspiró. Quería mucho a Macarena, era su novia desde hacía dos años…pero a veces no podía evitar pensar en cómo hubiese sido su vida si él fuese un cantante de éxito y viviese en un sitio exótico como Miami o Santo Domingo. Por un instante imaginó la brisa del mar, las aguas cristalinas, la arena y las palmeras. Pero él no estaba allí sino aquí. En su barrio de toda la vida: no sabía si de verdad le gustaba o sólo era porque no había vivido en ningún otro sitio (aunque luego con su imaginación viajase a lugares muy lejanos).
Quería a Macarena con toda su alma. Pero no eran la típica pareja de veinteañeros. Ella tenía una hija fruto de una relación anterior. Muchos admiraban a los dos por haber sido padres adolescentes: a ella por su fortaleza y a él por hacerse cargo de un bebé que no era suyo. Pasaban la mayor parte de su tiempo planeando casarse o irse a vivir juntos. Pero el momento y la maldita crisis no acompañaban. Por eso Carlos miraba con envidia a la gente de su edad: podían salir y entrar a su antojo mientras que para él su plan más divertido era llevar a la niña a un cumpleaños infantil y bailar con alguien disfrazado de Bob Esponja…<> volvió a suspirar y levantó la cabeza: el autobús estaba a punto de llegar a su destino.
Bajó de la parada donde estaban Macarena y Araceli. La pequeña se acercó a él torpemente llamándolo Papá. Carlos no pudo evitar reírse: aquella diminuta criatura era una auténtica bendición. Envidiaba a los niños por su inocencia y por su manera de ver las cosas.
Caminaron los tres juntos hasta un parque cercano. Ella después de su larga jornada laboral estaba agotada, por lo que aprovechó una sombra cercana para tumbarse a descansar. Él y la niña se pusieron a jugar en la arena. La pequeña no paraba de hablar y reír. Todo lo que le rodeaba le parecía una auténtica aventura.
Mientras miraba como Araceli perseguía a unas palomas, se reprochó a sí mismo el haber imaginado cómo sería su vida si él perteneciese a otro lugar. Ver nacer a un ser humano era el espectáculo más hermoso que había visto en la vida. Que alguien tan pequeño y frágil lo llamase papá era algo que podría llegar a enternecer a el mismo Herodes…entonces el suspiró y notó cómo los días se empezaban hacer más cortos y el olor a barbacoa no inundaba el ambiente…se acercaba el Otoño. Carlos estaba muy orgulloso de su pequeña familia y sabía que esos no serían los únicos obstáculos a los que la vida los enfrentaría, quedaban muchas historias y muchas aventuras por vivir…todo un mundo por descubrir.
<> pensó y echó a reír ante su ocurrencia. Más tarde se la contaría a su novia.

Este fue el relato que mandé al concurso de Intersexciones ¿Tienes una idea? Eres ideal. Deseaba haber ganado con toda mi alma, pero no pudo ser…de todas maneras lo importante es participar y hoy me apetecia que lo leyeseis…espero que lo tengais todo preparado para mi fiesta preferida, que es mañana. Besos con sabor a nutella queridos.